Ni calvo… Ni 3 pelucas.

Hoy leo una entrevista al vicepresidente de la CEOE, y me preocupa enormemente que se aproveche la crisis para intentar “colar” medidas radicales, que poco o nada ayudan a nuestro país a salir de la situación actual.

La CEOE pide un contrato de trabajo único con una indemnización máxima por despido de 20 días por año trabajado, con un tope de 12 meses. Un menoscabo claro en los derechos de los trabajadores; un abuso en estos tiempos que corren; un radicalismo que no hace más que confrontar a las partes.

A nosotros nos llaman “revolucionarios” por defender medidas mucho más sensatas, mucho más coherentes. No concebimos la reforma del mercado laboral como un mercadeo y un “tira y afloja” entre dos partes, sino que exigimos que se aborde la reforma laboral con responsabilidad, y proponemos un tipo de contrato que equilibra la balanza, que aporta sentido común, que resuelve la ecuación en beneficio común.

Se trata del contrato único e indefinido de UPyD:

El contrato es único, porque:
– suprime otras modalidades de contratación temporal y los abusos que conllevan,
– reduce a 2 los tipos de contrato (actualmente son unos 30 tipos distintos), simplificando el mercado. Un contrato principal y una segunda fórmula subsidiaria y alternativa para contratos de naturaleza claramente temporal como, por ejemplo, las sustituciones de otros trabajadores que se encuentran de baja.

El contrato es indefinido, porque:
– prescinde de limitaciones temporales en la contratación,
– establece una indemnización por despido proporcional a la duración del contrato, partiendo de una indemnización mínima equivalente a 12 días de salario por año trabajado, que crece a razón de dos días más de indemnización por año trabajado, hasta alcanzar un tope de 36 días por año, y siempre con una máximo de indemnización equivalente a 24 mensualidades.
– respeta en mayor medida a los trabajadores que el contrato propuesto por la CEOE (20 días por año con máximo de 12 meses).

Esta fórmula la ha propuesto UPyD en el Parlamento, con el objetivo de lograr la supresión de los contratos temporales que, no lo olvidemos, suponen el 93% del total. De esta forma se fomenta la contratación y se dota al mercado laboral de mayor claridad y seguridad.

Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s