La “suspensión momentánea” o la prueba del fracaso del bipartito andaluz.

Esta semana pasada han quedado al descubierto las miserias del gobierno andaluz; un matrimonio de conveniencia que ha hecho aguas y que ha estado a punto de acabar como otro cuya ruptura también comenzó con un “cese temporal”. En aquél caso, la “temporalidad” se tornó en definitiva. En este caso, no.

De esta experiencia se pueden sacar muchas conclusiones, pero principalmente se han de pedir muchas explicaciones.

En primer lugar, creo que el Sr. Maíllo -líder de IU en Andalucía- debe explicar qué quiso decir con aquéllo de la “suspensión momentánea del acuerdo programático de gobierno”. Por un lado, porque los gobiernos responsables no se “suspenden”, y mucho menos manteniendo la consejerías a toda costa. IU ha demostrado -una vez más- su oportunismo y sus verdaderas “motivaciones” de formar parte de un gobierno, que no son otras que las del titular y la foto, manteniendo cargos y sueldos.

En segundo lugar, porque la presidenta de la Junta ha demostrado su debilidad y falta de liderazgo. Ha cedido al “chantaje”.

Si IU tenía razón y las 22 familias de la corrala estaban en riesgo de exclusión social -parece que no del todo-, entonces Susana Díaz ha sido una irresponsable, actuando a base de impulsos y anteponiendo los intereses de partido a los de los ciudadanos. Si IU no tenía razón y su actuación quedó fuera de la legalidad -parece que tampoco del todo-, entonces Susana Díaz habría demostrado debilidad al ceder a la presión de IU, por tal de alejar el fantasma de la ruptura del pacto de gobierno. En ambos casos han prevalecido los intereses de partido para mantener -IU y PSOE- los cargos, los sueldos, el poder pudiéndose haber incurrido en delitos de prevaricación.

Ahora toca que una comisión de investigación parlamentaria nos aclare varias cosas:

– Si IU sabía lo que hacía, si sabía que la portavoz de la corrala -Irma Blanco- no sólo había ido en listas de IU, sino que también trabaja en el ayuntamiento sevillano de Villaverde, en donde ejerce de responsable de un taller de empleo (¿en riesgo de exclusión?);

– Si IU sabía que, al parecer, sólo 8 de las 22 familias “ocupas” de la corrala estaban en riesgo de exclusión social y, por tanto, reunían los requisitos de urgencia (aunque ni siquiera estaba acreditado este extremo);

– Si IU sabía que realojar al resto de familias suponía “colarles” por delante de otras familias que llevan meses esperando, lo que supone una ilegalidad;

– Si Susana Díaz se excedió retirando por decreto las competencias de adjudicación de VPOs, reponiéndolas por nuevo decreto horas después…

En cualquier caso, se ha vislumbrado la debilidad de un acuerdo de gobierno incumplido (no olvidemos que de las 28 leyes previstas en el acuerdo de gobierno, en dos años de legislatura tan sólo se ha aprobado una, y para dentro de año y medio) y que sustenta una forma de hacer gobierno a base de decretos, propio de una república bananera. Ese es el gobierno que tenemos en Andalucía.

El gobierno de la Junta ha fracasado, anteponiendo sus intereses partidistas a los de los ciudadanos protagonizando un episodio lamentable y ridículo que deja el futuro de Andalucía a la deriva. Ha sido el gobierno andaluz más caro de la historia y el más improductivo, con casi un 40 por ciento de paro, con más casos de corrupción, y con más del 30 por ciento de ciudadanos por debajo del umbral de la pobreza. Y con este panorama, no puede estar bajo el mandato de un bipartito inestable, inseguro, inepto, irresponsable, ineficiente e ineficaz.

Y todo ello con una oposición parlamentaria inexistente -la del PP andaluz- que ha pretendido “sacar tajada” de la forma más vergonzosa, haciendo una “oferta” a Susana Díaz, e incluso planteando una “contraoferta”. Un mercadeo de cargos y apoyos propio de quien no cree en la democracia ni en la necesidad de que sean los ciudadanos, con su voto, quienes tomen las decisiones de formación de gobiernos y composición de parlamentos. Sr. Bonilla, tras este despliegue de rancio oportunismo político, mejor que abandone antes de que sea demasiado tarde. No está Ud. a la altura de Andalucía.

Una falta de altura política que también nos lleva a exigir a la Presidenta de la Junta de Andalucía que convoque elecciones de forma inmediata para evitar el colapso de esta comunidad hundida por la triple crisis política, social y económica que nos azota.

 

Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La “suspensión momentánea” o la prueba del fracaso del bipartito andaluz.

  1. Pingback: Querella y no enmendalla - El pato magenta

  2. Lo ocurrido con la corrala es una prueba más de la gran chapuza andaluza. La pregunta que deberíamos hacernos es: ha hecho algo bien este ” gobierno bipartito” .

  3. Samuel dijo:

    Lo ocurrido con el realojo de los de la corrala me remite a un hecho que me afecto personalmente en el pasado.
    Yo formo parte de una bolsa de interinos de esos que llama la Junta cuando anda escasa de personal, y lo soy porque aprobe unas oposiciones sin coger plaza. En el año 2013 debido a un concurso de méritos, 98 interinos del colectivo apodado “patanegra”, interinos eternos que no precisan presentarse a los sucesivos examenes de las OEP (sabrá la Junta el motivo) para permanecer en bolsa, quedaron en la calle, no por despido improcedente, eso no existe para los interinos, sino porque la ley lo dice asi.
    ¿Que hace la Junta? Un monton de interinos en la calle, con ya una edad, que no se ha presentado a la ultima OEP, ni a la penúltima, ni a la antepenúltima (porque no han querido o podido) y por lo tanto esta fuera de la Junta de Andalucia. Pues como son ya mayores y estan en riesgo de exclusion laboral, porque en Andalucia cuesta un mundo encontrar trabajo en la privada. Por decreto (extrema y urgente necesidad, oiga) les constituyen en una bolsa paralela con preferencia para cualquier llamamiento, y se saltan a un monton de opositores (algunos con ya una edad y con niños) que se han puesto a la cola de los llamamientos siguiendo lo que los reglamentos de la Junta dicen, o sea, que estudies mucho, te presentes a los examenes y los apruebes con nota. Y yo que me he hartado a estudiar me quedo con la cara de tonto, la misma cara de tonto que toda esa gente que esta en lista esperando vivienda.
    La Junta de Andalucia no funciona, solo se mueve a impulsos, cuando el problema generado por la propia Junta les estalla en la cara. Les estalló el concurso de méritos y les estalló la corrala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s