Calendario de mentiras de la reforma electoral en Andalucía.

El oportunismo y la mentira han sido una máxima del gobierno bipartito andaluz, como demuestra el siguiente calendario de los distintos “hitos” que hemos vivido en esta legislatura alrededor de la reforma electoral andaluza.

Partamos de la base de que el 82% de los ciudadanos defienden la necesidad de una reforma de la ley electoral que la haga más justa y proporcional, garantizando el valor del voto de cada ciudadano y acabando con las injusticias que hacen que el voto de unos -bien porque se vota a los mayoritarios o porque sus votos se concentran en una circunscripción- valgan mucho más que el voto de otros -quienes apoyan a partidos con menor implantación o con un reparto más disperso de sus votos-. El ejemplo claro lo tienen aquí: AMAIUR, con 330.000 votos en las generales obtuvo 7 diputados; mientras que UPyD, con 1.140.000 votos (mucho más repartidos por toda la geografía nacional), está representada en el Parlamento con 5 diputados.

Ante esta necesidad, decidimos ponernos manos a la obra. Pero no de forma casual o caprichosa, sino después de verificar el incumplimiento del gobierno bipartito andaluz que, a pesar de incluirlo en su acuerdo de gobierno, traicionó a sus votantes no reformando la ley electoral de Andalucía en el primer período de sesiones.

Así que, si no lo hacían allos, lo haríamos nosotros.

1. El “compromiso”. Marzo de 2012.

Elecciones autonómicas en Andalucía. IU firma ante Notario su programa de gobierno en el que incluye una frase (un tanto ambigua, la verdad): “Asimismo, reformaremos la Ley Electoral para que sea justa”. Sin más.

Tras los resultados electorales, se confirma -una vez más- que tenemos una ley electoral profundamente injusta. 129.180 ciudadanos que votaron a UPyD y 96.608 que votaron al PA, se quedaron sin representante en el Parlamento andaluz a pesar de que el PP obtuvo un representante por cada 31.300 votos; el PSOE, cada 32.400; e IU, cada 36.450.

PSOE e IU suscriben un acuerdo de gobierno por el que se comprometen a aprobar 28 leyes en la legislatura, que incluyen la reforma de la ley electoral “en el primer período de sesiones” (que terminó en junio de 2013).

Como anécdota, dejemos apuntado que de las 28 leyes del acuerdo, pasados 2 años y 3 meses, sólo se ha aprobado una ley. A este ritmo, necesitarían más de 56 años para cumplir su acuerdo.

2. Los primeros síntomas de la verdadera voluntad de IU. Julio de 2012.

Sólo TRES MESES después, se le vió el plumero a Valderas, relegando lo que hasta entonces había sido una prioridad para IU, a algo que “no es importante para la ciudadanía”. Como lo oyen, la reforma electoral ya no era “importante” y tampoco era una “prioridad”.

Una forma como cualquier otra de demostrar que, para ellos, una cosa es lo que se promete y otra bien distinta lo que luego se hace. No conciben el programa electoral como un compromiso con los ciudadanos (mucho menos como un “contrato”, como decimos en UPyD), y he ahí una de las grandes causas de la desafección de los ciudadanos hacia los políticos, la política y las instituciones.

3. El incumplimiento del acuerdo. Las excusas. Abril de 2013.

Acercándose la fecha límite prevista en el acuerdo (junio de 2013) y ante los rumores de que alguien se pondría a recoger firmas para cambiar la ley electoral, la entonces consejera de la Junta, Susana Díaz, se apresuró a insistir en el argumento pactado con Valderas: “no es una prioridad, ni para ella ni para los ciudadanos”.

La reacción de IU, en la misma línea. Como no puede ser ahora, pues que sea “a partir de septiembre”, y tampoco fue.

4. UPyD se pone “manos a la obra”. Junio de 2013.

Pues sí, como ellos no lo hacían, tendríamos que hacerlo nosotros. Y así fue: El 10 de junio de 2013 presentamos en el Parlamento Andaluz el texto de la inciativa legislativa popular para reformar la ley electoral en Andalucía, para lo que necesitaríamos recabar más de 40.000 firmas válidas de andaluces censados.

La reacción, la de esperar: para PSOE e IU ni es una prioridad para los ciudadanos, ni es el momento de abordarla. Como siempre, patadas adelante para no admitir que se incumplen flagrantemente los compromisos.

5. Las firmas. Abril de 2014.

Tras 6 meses recogiendo firmas, con más de 150 fedatarios y 1.000 voluntarios repartidos por toda Andalucía, el 7 de abril presentamos las firmas necesarias en el registro del Parlamento andaluz. Lo conseguimos. Llevaríamos la voz de la calle al Parlamento andaluz, estrenando el escaño 110.

De nuevo, el bipartito reacciona a rebufo de nuestro empuje, y sale a la palestra en una burda, descarada y repugnante maniobra para anunciar que “reactivaban su compromiso de poner en marcha un grupo de trabajo para la reforma de la ley electoral andaluza”. Sólo cuando se dieron la bofetada y vieron que habíamos conseguido las firmas que respaldaban nuestra ILP se les ocurrió “reactivar” su compromiso (que, no lo olvidemos, tenía fecha de caducidad en junio de 2013).

La prueba de que unos prometen y otros cumplimos.

Ahora nos queda preparar el estreno de ese escaño 110 para el próximo 25/26 de junio. Le daremos la categoría que merece tal instrumento y exigiremos a los diputados que estén a la altura de las circunstancias. Ya veremos en qué queda eso.

Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Calendario de mentiras de la reforma electoral en Andalucía.

  1. Pingback: UPyD CUMPLE. | Simpatizantes de UPyD de Aranda de Duero

  2. Pingback: ¡Que no se nos olvide! | csanchezmad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s