Gobierne Sra. Díaz, y déjese de cortinas de humo.

Supongo que cuando se acaban las ideas, se agota el discurso y la realidad sigue dando sus bofetadas, uno puede reconocer con humildad su incapacidad, o puede seguir dando bandazos, patadas “hacia delante” que rara vez acaban en algo bueno.

Eso debió pasarle a Griñán, expresidente de la Junta de Andalucía, cuando convocó aquél desdibujado “Pacto por Andalucía”, que no quedó más que en otro ejercicio de palabrería, de demagogia pura y que acabó, como todos sabemos, con su propia dimisión (acorralado por el caso ERE) y el ungimiento de Susana Díaz como presidenta.

Parece que ahora a Susana le ha pasado lo mismo. Los casos de corrupción siguen cercando a la presidenta, su matrimonio de conveniencia con IU tiene las horas contadas, y se le agotan los recursos para seguir dando esa imagen de estabilidad de gobierno tan distante de la realidad. Mientras Valderas, vicepresidente, agota sus cartuchos proponiendo la creación de otro observatorio (sí, otro observatorio alimentado por fondos públicos, y cuyo objeto es ni más ni menos que “la ética”) nuestra presidenta visita Marruecos, se reúne con el rey marroquí, y lanza su última ocurrencia: un pacto de PP, PSOE, y “el resto de los partidos parlamentarios” para regenerar la vida pública “en general”. Ahí va eso.

Aquella vez (cuando la parida la propuso Griñán), UPyD quedó excluída del pacto (algo que no entendió la opinion pública), a pesar de ser la primera fuerza extraparlamentaria en Andalucía. Demostró Griñán, en el fondo, su nula voluntad de aunar fuerzas y buscar posiciones comunes.

Esa misma voluntad que tampoco tiene Susana Díaz. No ha atendido las multiples solicitudes de reuniones cursadas por UPyD, ha ignorado nuestro paquete de medidas por el empleo, nuestro plan contra la corrupción, nuestra propuesta de reordenación municipal, … ¿Es esa su disposición al diálogo? Mal vamos.

Lo que pide ahora Susana (en uno de sus paseos por el mundo) es un pacto a nivel nacional entre su partido (PSOE, ese que sigue contando con los imputados en sus filas), el PP (ese otro partido que entiende la democracia como un rodillo e impone una reforma electoral a su medida, a las puertas de las municipales), IU (ese otro partido que ansía ser digerido por Podemos, y cuya última iniciativa en Andalucía ha sido la de crear un “Observatorio de la Ética”) y “el resto de fuerzas parlamentarias” (UPyD, CiU, PNV, ERC, CC y BNG)… ¿En serio? ¿Cree Susana que lo que no consiguió en Andalucía entre tres (PP, PSOE e IU) lo va a conseguir en el Congreso entre 9?

Pues NO. Y lo sabe perfectamente. Es sólo una nueva cortina de humo porque el único pacto que conocen es el de mantener el bipartidismo, turnarse en las instituciones, perdonarse la corrupción, repartirse el poder judicial, subirse el sueldo a hurtadillas… En definitiva, el único cambio que quieren es que no cambie nada,

Sra. Díaz, seamos serios. Gobierne Andalucía, que falta nos hace. Empiece por dejar de engañarnos; acabe con la corrupción, empezando por su propia casa; expulse a los corruptos de las Instituciones; acabe con los recortes en sanidad y educación suprimiendo la administración paralela; saque a los sindicatos del circuito de formación; colabore con los jueces; haga que sus diputados devuelvan las dietas cobradas en un mes inhábil; impulse planes de empleo reales, y audite los anteriores; deje su campaña de auto promoción y de dar paseos por el mundo… Gobierne, Sra. Díaz, gobierne de una vez.

IMG_0241.JPG

Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s